Con la colección Novelas en Campo Abierto buscamos ofrecer una mirada al vasto panorama de la novela corta en México durante el siglo XX. Los editores partimos de 1922, fecha en la que conviven tendencias narrativas finiseculares —El evangelista, de Gamboa, por citar un título—, con expresiones de vanguardia tan logradas como La señorita Etcétera de Arqueles Vela. Esta fusión de horizontes nos recuerda que la vitalidad de la novela corta mexicana proviene de otro hito de la modernidad en lengua española: aquel que, desde finales de siglo xix hasta los albores de 1920, renovó la vocación universal de nuestras letras.

Para celebrar la fundación de la  casa que construyeron los Contemporáneos, seleccionamos algunas de sus novelas más representativas y, con el fin de completar el entorno, rescatamos obras valiosas de tendencias sociales y políticas divergentes. Hacia el Medio Siglo se fortalece el canon con dos figuras marginales, Tario y Hernández, y con las voces emergentes de una generación que contribuyó notablemente al prestigio del género: Carballido, Galindo, Hernández, García Ponce y Pitol. Con aires de otro fin de siglo, Carmen Boullosa y Luis Arturo Ramos confirman y anticipan la apertura formal del género hacia parajes inéditos de una selva tan infinita como accesible, en buena medida, gracias a la difusión de las nuevas tecnologías.

Sin descuidar en absoluto la calidad literaria, la colección sorteó tanto impedimentos de cesión de derechos (Proserpina rescatada, El viudo Román y El gallo de oro, entre otros casos lamentables) como la reedición constante de “clásicos escolares” (Aura, Lilus Kikus, La tumba y Las batallas en el desierto), algunos agrupados en los seis volúmenes de 18 para los 18. Conscientes de lo mucho que falta por explorar y conocer en torno a este género mayor de la narrativa mexicana, ofrecemos un nuevo corpus de acceso gratuito a quienes deseen compartir el entusiasmo del viaje. Como pudo haber dicho Michel Braudeau, no importa que las novelas vayan ligeras de equipaje, seguramente la travesía será larga.